27 nov. 2011

Mirada

Qué irritante es a veces mirarse a los ojos. Esta mirada divide, separa, deconstruye, penetra, permite ver con claridad todos los otros yo—yoes, yos. Y si estos otros vuelven a mirarse a los ojos ¿Qué queda? Tal vez la subdivisión se torne infinita y pueda desembocar en todas las posibles vidas.
Oh, sí, qué irritante que es esto, qué irritante que es esto y comprobar al fin que solo somos esto: yo y mi espejo.