23 may. 2012

La Maga y el pato

La Maga y el pato




Llegué a casa y me encontré algo extraño, Maga tirada sobre la alfombra, contemplando la mirada de un animal. Se produjo esta conversación:

—¿Y esto?— le pregunté

—Es un pato— me dijo tan naturalmente, como si nada, como si fuera lo más normal del mundo tener un pato en medio de la sala

—¿Y qué hace acá?—quise saber, como cualquiera hubiera hecho.

—Es un pato, los patos están porque están, no se preguntan qué hacen, viven— me respondió—desde ese momento quiero ser como un pato, teniendo esa vida sin importarme nada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un importante aporte para mi crecimiento