7 dic. 2010

Cuarto

Cuarto
            El ventilador gira eternamente apostado en el techo del aula. Pero ¿Realmente es el  artefacto el que se mueve? ¿O las aspas y todo el ventilador se queda inmóvil y lo que se desplaza a su alrededor es el cuarto a una velocidad inusitada? ¿Por qué ocurre todo esto?  Desde que he ingresado a este sitio las cosas no han sufrido variaciones, digo las cosas pues yo sí me he visto alterado. La angustia existencial típica, esa la de creerse  por fuera de las cosas, se ha visto aumentada por el hecho de que nada, absolutamente nada en esta habitación me es familiar.
            ¿Por qué he entrado? No creo que exista una explicación cabal, tan sólo puedo afirmar que tenía que entrar aquí. La puerta, un pedazo de hierro macizo muy sólido ha clausurado el recinto detrás de mí ¿Le habré vedado el deseo de penetrar a otro como yo? No lo sé Más aun ¿Quién sería otro como yo? ¿Quién soy a fin de cuentas?
            Abro los ojos y despierto. Eso hubiera sido perfecto. En cambio, cierro los ojos y me sueño en una cena repleta de comensales. La mesa era exageradamente larga, infinita, no alcanzaba a divisar a mi último compañero de la comida. Un chef de una estatura despreciable tiene sobre si cabeza una bandeja de plata tapada enorme. Por fin la apoya sobre la mesa, en frente mío. Destápala ahora, me ordena. Procedo a obedecer y en cuanto me dispongo a observar lo que se encuentra dentro de la bandeja una gota fría cae sobre mi párpado derecho. Vuelvo a la realidad.
            ¿Por qué antes no había apreciado la ventana que se halla delante de mí? Me acerco a ella y con sorpresa advierto que el mundo está afuera, ¿He estado tan distraído que no percibí una segunda ventana al lado de la primera? Camino hacia la que he vislumbrado recientemente y antes de que pueda asomarme un destello me enceguece. Al cabo de un tiempo indeterminado despierto en el mismo lugar. Me digo resignado que fue un yerro haber entrado, ya no puedo salir de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un importante aporte para mi crecimiento