5 dic. 2010

Reflexiones vindicativas

            ¿Qué hay luego del rechazo? Lo que primero que se nos viene a la cabeza es el amoroso, pero todos son iguales. Cualquiera comienza y termina con un NO. Esa negativa implica la desafección de nuestro ser en cualquiera de los sentidos de los que se trate. Ante este acto ¿Qué hacer? ¿Cómo actuar? Se pueden derramar lágrimas, lamentar por días y días. O se puede ser superior que ese dolor y crear con él. Alejandro Dolina cada vez que es preguntado si la tristeza es preferible a la alegría para el artista, con frecuencia responde que da lo mismo, un artista creará con cualquier sentimiento; en cambio uno que no lo es, ni aunque se le mueran todos a su alrededor será un artista de cuarta categoría. Yo, que no me considero nadie digno de aquél mote, opino que tomar una pluma, un pincel, un instrumento y creernos inmortales o hacer arte que es algo similar, nos engrandece. Esta acción, aunque seamos unos ineptos en lo que nos desarrollemos nos acercará un pasito a la conversión en dioses. ¿Por qué? Dirá aquel que se haya perdido en este enjambre de palabrerío. Sencillo comensal mío, el arte, esa forma de acortar la distancia a vislumbrar la belleza pura, plasma en nuestros ojos y almas las ansias de eternidad; aun más, la aspiración a lo perfecto nos hace menos imperfectos, en el arte no existe ni tiempo ni espacio, tan solo lo efímero. Por lo tanto cada NO se transformará en su contrario en su máxima expresión: un rotundo SÍ de la vida, una demostración de que si DIOS existe es el que creamos con nuestros sentimientos.
¡Juntemos lágrimas, pues y atiborremos de monumentos y relatos por doquier! ¡La inspiración no nos aguarda sentada!

4 comentarios:

  1. ¡Gracias, Lágrima querida!

    ResponderEliminar
  2. El arte nos transmuta en dioses porque de esa manera somos creadores. Hay que dejar de ver la vida en el arte y comenzar a ver el arte en la vida; como una herramienta para eternizarnos en nuestra efímera existencia, porque cada parpadeo será eterno y es de esa pesadez de la que debemos alegrarnos!
    Un "no" es un hermoso "no"! Y hay que aprender a regalarle lágrimas de felicidad y agradecimiento ante tanta sinceridad y dureza!
    ;)

    Muy bueno Facu.
    Mañana me contradigo...jaja.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por leerme Fernak.
    "Cada parpadeo será eterno y es de esa pesadez de la que debemos alegrarnos" muy interesante.
    Lo de derramar lágrimas de felicidad a los noes, no estoy muy de acuerdo pero en cuento hablemos lo discutimos.
    El mañana nunca existe.

    ResponderEliminar

Un importante aporte para mi crecimiento